Pediculosis

Pediculosis

Pediculosis

Los piojos de la cabeza son parásitos que se han convertido en un problema de salud a nivel mundial. Aunque afectan a hombres y mujeres sin diferencia de razas ni clases sociales, sus principales “víctimas” son los niños de entre 6 y 10 años, y predominan un poco más entre las mujeres.

El síntoma clásico de la pediculosis es la picazón, que se produce porque el parásito se alimenta de la sangre del cuero cabelludo y, al hacerlo, inocula saliva que provoca enrojecimiento. El ardor puede ser más intenso detrás de las orejas y en la nuca, sectores del cabello donde, por sus condiciones de mayor temperatura y humedad, abundan más los piojos.

El contagio de la pediculosis se produce principalmente a través del contacto estrecho y prolongado con el cabello de una persona infectada, situación muy común entre los niños durante el juego o entre personas que comparten, por ejemplo, la misma cama.

Además, el contagio puede producirse por el uso en común de cepillos, peines, sombreros, gorras, toallas u otros elementos. En este sentido, debe tenerse en cuenta que los areneros, las colchonetas o las piletas de natación son lugares habituales de contagio. Por todo ello algunas medidas importantes de prevención son las siguientes:

- Usar el cabello corto o recogido, y tenerlo siempre limpio.

- No apoyar la cabeza directamente en el suelo, el pasto o la arena.

- En la piscina, resulta conveniente usar gorra de baño.

En lo referente al tratamiento de la pediculosis, Lo ideal es consultar con el pediatra o dermatólogo, quien recomendará el tratamiento a seguir. En caso de utilizarse cualquier producto, éste deberá encontrarse aprobado por la autoridad sanitaria. Se encuentra demostrado que la medida más efectiva para erradicar a los piojos es el uso adecuado del peine fino.
https://bit.ly/2Xgntib

Ver más información