lunares

lunares

lunares

LA MEJOR CURA ES LA PREVENCIÓN
El 90% de los casos de cáncer de piel pueden curarse si se detectan a tiempo*
Si te importa alguien, revisa sus lunares por todo el cuerpo.
Cuero cabelludo- Rostro - Brazos - Manos - Torso - Espalda.


Un lunar, también llamado nevus, es una masa de células de color marrón que se encuentran generalmente en la piel o en las membranas mucosas. Conocidas como melanocitos, son las células que conforman el bronceado o las pieles oscuras.

Lunares y sol: una mala combinación
Entre la infancia y la adolescencia, la exposición al sol influye en el número de lunares que aparecen en la piel y en su tamaño. Sin embargo, cuantos más lunares tiene una persona, más grande es el riesgo de desarrollar cáncer de piel, ya que el 35% de estos cánceres se desarrollan a partir de un lunar ya existente. Por lo tanto es esencial proteger de forma efectiva a los niños y adolescentes del sol para minimizar la aparición de nuevos lunares. Además, la sobrexposición de los lunares existentes al sol influye en el desarrollo de lesiones que pueden resultar cancerígenas. Por lo tanto es también importante adoptar buenos hábitos para proteger tus lunares de los rayos UVA y UVB, tal y como haces con tu piel.

Buenos hábitos para una protección alta durante la exposición al sol
Ya que la sobrexposición a los rayos UVA y UVB provocan del 50 al 70% de los cánceres de piel, es esencial seguir unas sencillas reglas además de aplicarse protector solar:
Evita la exposición al sol entre las 12:00 y las 16:00
Opta por estar a la sombra en lugar de la exposición directa
Reaplica tu protector solar cada dos horas
Reduce la exposición al sol de los niños lo máximo posible porque su piel es mucho más sensible que la de los adultos. La ropa (sombreros, camisetas y gafas de sol) es la mejor protección frente a los rayos UV.

Fuente: La Roche Posay
http://www.laroche-posay.es/art%C3%ADculo/Revisa-tus-lunares-La-Roche-Posay/a31245.aspx#prevention

Ver más información